Aplicaciones híbridas en Azure

domingo, 24 de abril de 2016



En esta ocasión voy a tratar un tema que seguro será de utilidad para muchas organizaciones, y es el tema de aplicaciones híbridas, pero antes de empezar veamos cuál es la problemática que esto resuelve.

Hoy en día se habla mucho de la nube, y una de las primeras preguntas que surge es cómo llevo lo que actualmente tengo on-premise a la nube, esta pregunta no es tan fácil de responder, todo depende de las necesidades de cada organización y de lo que esta considere debe o no estar en la nube, pero en esta ocasión centrémonos en las aplicaciones, como todos bien sabemos, muchas organizaciones no desean llevar todo lo que tienen a la nube, bien sean porque consideran que estando en sus instalaciones pueden tener un mejor control en cuanto a la seguridad o simplemente porque no tienen suficiente confianza en llevar aplicaciones que manejan datos sensibles a la nube, incluso algunas organizaciones por temas de ley no pueden almacenar datos en las nube pública, como lo puede ser el caso de la reserva bancaria.

Sin embargo, en muchos casos las organizaciones que no desean llevar todo a la nube han considerado llevar una parte de lo que tienen a la nube, dado que conocen todas las ventajas que la nube ofrece: pago por uso, escalabilidad, flexibilidad y muchos otros beneficios que hoy por hoy no son desconocidos por ninguna organización. Para entender un poco más veamos un ejemplo de cuándo una organización puede desear llevar solo una parte de la aplicación a la nube,

La siguiente imagen muestra una empresa típica que tiene una aplicación de línea de negocio (LOB) la cual usa un servidor web que se conecta a una base de datos en el backend, la aplicación también provee acceso a usuarios que se encuentran fuera de la organización.





Partiendo del anterior escenario, se puede dar una situación común y es que en determinados momentos la cantidad de usuarios que ingresan a la aplicación aumenta, lo cual obliga a incrementar el número de servidores para satisfacer la demanda, esto se traduce en aumento de costos y complejidad de implementación.


En este caso, es cuando las organizaciones piensan en la nube, específicamente en llevar una parte de su aplicación a ella, y claramente en este escenario lo ideal sería llevar los servidores de aplicación a la nube y mantener en las instalaciones (on-premise) la base de datos, donde seguramente tenemos información que no deseamos llevar, como puede ser datos relacionados con tarjetas de crédito.

Con lo anterior tenemos el beneficio de solo pagar por el uso que tenga la aplicación, ya que la misma solo tiene alta demanda en determinados periodos de tiempo, el resto de tiempo (que es la mayor parte) tendrá una baja carga, lo cual claramente nos ayuda a disminuir costos, además podemos aumentar o disminuir capacidad de manera flexible según lo requiera la aplicación.

Como podemos apreciar en la imagen anterior, los usuarios ya no realizan una conexión directamente a las aplicaciones que se encuentran dentro de la red corporativa, sino a a las aplicaciones alojados en Azure, en este caso es la aplicación quien se conecta a la base de datos que se encuentra en la red de la organización, a esto es a lo que se conoce como aplicaciones híbridas, tema al cual le dedicaré algunos artículos en este blog.

Ahora la pregunta es: cómo lo hacemos, se requiere algún cambio a nivel del código de la aplicación o tal vez se requieran cambios a nivel de infraestructura de red. En la siguiente entrega empezaremos a resolver todas estas preguntas.

No hay comentarios:

 

Aprende en Net University

Aprende en Net University
Aprende más de Azure con los cursos de Net University

MVP Award

MVP Award
Microsoft Azure

Lo más visto

Certificaciones

Comunidad

Comunidad
Comunidad Técnica

Sobre mi

Mi foto
Microsoft Azure MVP MCT|MCSE|MCSA

Visitantes


flags.es